ARTE VITRAL Y SU

 

MAGIA

 

 

 

 

El vidrio es un material nacido de la magia de la preciosidad de arena y en este material delicado en su creación dejó dos caminos que se manifestaron artísticamente, uno fue formándose en vasijas, botellas, figuras, platos, vasos, copas y objetos de alguna estructura fija. En la otra, para crear el maravilloso mundo de los vitrales. El arte vitral o vitraux o vidriera de colores es una composición formada de colores pinturas cubiertos de esmalte, unidos por medio de varillas de plomo.

 

Los vitrales filtran la luz tiñéndola de diversos colores al ingresar al interior, esto genera un ámbito atractivo cargado de magia. La Luz el color y el vitral son un arte viviente y para comprender sus valores, sus líneas tiernamente modeladas, perseguidas y acariciadas, hay que tener la suerte de estar enamorado. Cuando el hombre descubre el amor verdadero, encuentra la paz y en él la luz descansando en el Dios eterno. En su luz veremos la luz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luz, color y arte vitral

 

Estimados lectores,

Hoy tengo el gran  placer de compartir con ustedes una pequeña entrega sobre el arte vitral, la profesión que representa en mi vida una gran virtud, don  y belleza. Apreciando mis obras artísticas de arte vitral en el Catedral San Felipe de Puerto Plata, Rep. Dominicana. Todas las civilizaciones nos han legado piezas de vidrio que han llegado hasta nuestros días. Creo que es trascendental conocer algo de este maravilloso arte que hace embellecer cualquier rincón, ventana, techo, o decoración en un espacio que usted quiere sentir la belleza de la eterna luz del vidrio y colores. El vidrio es un material elegante  que ha estado presente en la historia del mundo desde hace más de 3,500 años, según las más antiguas referencias de su presencia y uso en el Medio Oriente. Desde 5000 años  antes de Cristo tuvo el vidrio simultáneamente con la cerámica que vivir y sobrevivir. Los primeros objetos de vidrio encontrados son perlas opacas y coloreadas. Primero solo se usaba para objetos pequeños  como joyas, amuletos, vasos, copas, y perfumes. Los vidrios en la antigüedad eran siempre de base  Sódica, de alto contenido alcalino. Las muestras mas antiguas de Egipto llevan el nombre del Faraón Tutmosis III. En la ERA romana el vidrio era ya célebre por sus colores y esmaltes, llevando así el material más favorito para los juegos de la luz que nuestros ojos disfrutan con tanta intensidad. El hombre no se puede imaginarse como vivir sin este maravilloso arte, que se refleja en todo los lugares del mundo. Los vidrios son piezas elaboradas con material noble pero frágil, transparente pero misterioso, que nos permite contener y observar, esconder y sorprender. A su vez, presenta la posibilidad de conocer facetas tanto químicas, históricas, técnicas, económicas, científicas y estadísticas de la fabricación del vidrio en el mundo. Disfrutando de la belleza del diseño de las diversas formas de transformación del material, sus usos y aplicaciones pueden maravillarnos. En la época prehispánica la obsidiana fue elemental para el desarrollo de joyería y armas. En el medioevo, los alquimistas en su búsqueda por convertir el plomo en oro descubrieron la transformación del silicato en vidrio. El vidrio es un material nacido de la magia de la preciosidad de arena y en este material delicado en su creación dejó dos caminos que se manifestaron artísticamente, uno fue formándose en vasijas, botellas, figuras, platos, vasos, copas y objetos de alguna estructura fija.  En la otra, para crear el maravilloso mundo de los vitrales. El arte vitral o vitraux o vidriera de colores es una composición formada de colores pinturas cubiertos de esmalte que se unen con el vidrio introduciéndolas en un horno con una temperatura especifica, las piezas unidos por medio de varillas de plomo. Los vitrales filtran la luz tiñéndola de diversos colores al ingresar al interior, esto genera un ámbito atractivo cargado de magia.

 

El vitral atravesó muchos cambios en su historia. En general estaba reservado para usos religiosos, debido a la creencia de que la luz que atravesaba las vidrieras era una luz espiritual enviada del cielo. Por tal razón, las obras más bellas del arte vitral en el mundo son; St. Denis, Sainte Capelle de París, Chartres, Strassburgermuenster, Augsburgerdom, Le Mans, Catedral de Notre Dame de París y muchos mas. No fueron solamente obras majestuosas sino que  detrás se escondían grandes maestros, químicos, pintores y alquimistas. Ellos mismos fueron los monjes que vivían y trabajaban  en los monasterios para perfeccionar el arte vitral y su pintura. Uno de ellos fue la cuna de la pintura y arte vitral del monasterio Thegernsee en el siglo (1110-40) por Teófilo el monje penedictino, fue el más grande  alquimista del conocimiento del arte vitral escribiendo en esta época  el primer libro secreto enseñando el misterio y sus técnicas a sus discípulos, monjes de las catedrales de Europa. Teófilo poseía su enseñanza particular. Los diseños bíblicos en las Catedrales fueron elegidos  como historias importantes  para que el pobre que no podía leer y no tenían acceso a la Biblia encontraban en ellos los cuentos de la palabra de dios.

LOS ARTISTAS VITRALEROS de todas las artes pictóricas el vitral es quizás la más complicada. Esto se debe no sólo a que se consideran factores como la luz, que modifican completamente la apariencia, sino también por sus demandas estructurales. Los vitrales permiten una interacción entre dos fenómenos dinámicos: uno físico y otro químico. El factor físico es la luz y todos sus efectos. Lo fascinante es que el vidrio no puede existir sin la luz y lo opuesto la oscuridad. El químico es la variación del color que sufre el vidrio por la adición de varios óxidos metálicos mientras se está fundiendo. El arte del vitral desciende del arte antiguo del mosaico y el esmaltado. Solamente su variedad de planchas de vidrio con sus diferentes estructuras, técnicas requiere un arte maravilloso que nacen en las fabricas de vidrio. De los mosaiquistas nace la composición de imágenes monumentales a partir de pequeñas piezas de vidrio coloreado. Con el esmaltado se empleó la técnica de unir estas piezas con tiras de metal y se usaron estas tiras como un elemento básico del diseño. Además del esmaltado está el esmalte vítreo, casi negro, hecho de polvo de herrumbre y vidrio mezclados con una coma especial  para formar una pintura utilizada para dar grados de opalescencia y detallar a las figuras. Aquellas piezas después se  colocan en un horno que fija el vidrio con el esmalte en su ajustada temperatura. Es una técnica que requiere de mucho conocimiento, armonía en el diseño como  en todas sus formas y colores. La variedad de vitrales creados a lo largo del siglo XX desafían cualquier definición o clasificación. El Art Nouveau, el Arts and Crafts., Louis Tiffany, y Antoni Gaudí, Jaques Gruber  la primera Guerra Mundial y su demanda de ventanas conmemorativas con motivos históricos, así como la utilización en nuestra época como parte de la decoración doméstica, contribuyen a que los vitrales no hayan perdido vigencia.  El vitral es un arte pictórico que puede concebirse como el arte de pintar con la luz.  Tanto la refracción, el coloreado como el fragmentado del vitraux producen sensaciones únicas en su juego óptico.  

El éxtasis y la emoción que un vitraux produce a quienes lo perciben, no podría lograrse de otro modo si no fuera por esta exquisita combinación. El vidrio, protagonista junto con la luz, son los dos responsables de esta sinfonía materializada. Es un modo de pintar con luz, un recurso que empleado con sensibilidad, armonía y maestría, ofrece un dinamismo sorprendente en el ambiente que ilumina, y una respuesta inmediata en el observador. Señores, si uno observa  en la catedral el amanecer, el atardecer y el anochecer con sus cuatro estaciones del año. Puede usted estar seguro, que la luz que pasa por los majestosos diseños en vidrio, contemplan lo más profundo de nuestro ser, ya que se hale impresionante sentir los cambios de los colores a través de la luz. El tiempo nos regala una magia calida y amorosa.  El hombre que comienza a buscar la belleza en ello, nunca encontrará algo más poderoso y profundo e impactante como el juego de la luz, color y vitrales. La Luz el color y el vitral son un arte viviente y para comprender sus valores, sus líneas tiernamente modeladas, perseguidas y acariciadas, hay que tener la suerte de estar enamorado. Cuando el hombre descubre el amor verdadero, encuentra la paz y en él la luz descansando en el Dios eterno.  En su luz veremos la luz, gracias.

 

Pascale Fretz

 

 

Catedral SAn Felipe Apostol de Puerto Plata Rep. Dominicana
Catedral SAn Felipe Apostol de Puerto Plata Rep. Dominicana